Todo lo que debes saber sobre música para bodas

Es cierto que son muchos los preparativos que hay que realizar para una boda, innumerables detalles para un día perfecto, siendo el acompañamiento musical algo que no debe faltar en un día tan especial.

Hay muchos momentos en los que la música es bien recibida pero en esta publicación nos centraremos en la música durante la ceremonia.

Tanto si es civil como religiosa, la música aporta dinamismo, acompañamiento, sobriedad, alegría y elegancia a una ceremonia en la que los novios quieren disfrutar y que sus invitados disfruten.

Una de las preguntas más repetidas por parte de los novios es cuándo y cuánto se toca durante una celebración, pero esta respuesta no es fácil, ya que depende de varios factores:

  • Tiempo: Es muy importante controlar el tiempo que dura la celebración y de cuánto tiempo disponemos, para ello es importante hablar con el oficiante, con el lugar en el que se celebre la boda y con los músicos, con el fin de no prolongar la música en exceso, corriendo el riesgo de convertir una boda en un concierto o de tener que acortar partes importantes de la celebración. Es necesario conocer cuándo se pueden interpretar piezas más largas y cuándo es necesario ser más escuetos
  • Tipo de celebración: hay que diferenciar principalmente entre bodas civiles y bodas religiosas. En las primeras realmente no hay una estructura fijada (más allá de la parte legal) por lo que realmente se puede interpretar música donde los novios quieran, aunque es importante que no sean piezas muy largas ya que pueden llegar a hacer perder la atención de los invitados en lo realmente importante. Si hablamos de celebraciones religiosas sí tenemos una estructura marcada que no debemos saltarnos, aunque no en todos los momentos es obligatorio tocar.

Detallaremos la estructura de una boda religiosa con algunas anotaciones a tener en cuenta en algunos de esos momentos:

  • Entrada del novio
  • Entrada de la novia: La duración debe variar en base al tamaño de la Iglesia, calculando que dure hasta que la novia haya saludado y se haya colocado en su asiento
  • Aleluya (antes del Evangelio): Mejor piezas cortas, que no pasen de dos minutos.
  • Ofertorio / Tras el Rito del matrimonio: son dos momentos muy cercanos en la celebración por lo que solo suele haber música en uno de ellos. Si es tras el rito del matrimonio (”Yo os declaro marido y mujer…”) siempre recomendamos que sea música alegre.
  • Paz: Solemos recomendar piezas cortas, ya que no suele durar mucho tiempo.
  • Comunión: Suele ser una pieza larga ya que es el momento de la comunión de los novios y posteriormente de los invitados.
  • Firmas: Tras la bendición final, en este momento se procede a la firma del libro de firmas y de los documentos oficiales. Además, suele haber varías fotos, por lo que habitualmente se interpreta más de una pieza
  • Salida de los novios: En este momento suelen estar solo los novios en la iglesia, por lo que aconsejamos que suene una pieza que sea especial para ellos, es un momento íntimo, ya que los invitados suelen estar fuera esperándoles.

Hay otros momentos en los que se puede interpretar música, tales como el momento del Perdón o en el Santo, pero suelen alargar mucho la ceremonia por lo que habitualmente recomendamos no interpretar música en esos momentos.

Esperamos que esta información os haya sido de ayuda y no dudéis en contactar con nosotros para más información a través de email o vía telefónica

Más información en nuestro perfil bodas.net


Capilla Musical María Auxiliadora
Cuarteto de Viento
Tlf: 664.19.23.09 / 699.73.96.64

Deja un comentario